Cómo Reducir los Costes en un Restaurante sin Perder Calidad; La reducción de los costes en el restaurante y la mejora de la calidad del servicio son los principales retos de los responsables de esta rama de la hostelería. Debido a la crisis económica, es importante invertir en opciones que fidelicen a los consumidores habituales y atraigan a nuevos clientes.

Para tener mucho éxito en este empeño, es necesario cambiar los procedimientos, revisar los procesos y, principalmente, crear hábitos para evitar el despilfarro de dinero y materia prima. Además, es fundamental mantener la calidad de los servicios. Y es que, cuando hablamos de restaurantes y costes, siempre hay que tener un buen jefe de cocina, servir buenos platos es un diferencial para el aumento de la clientela.

Si quieres saber cómo reducir costes en el restaurante sin perder la calidad de los servicios, no te pierdas nuestro post. ¡Disfrute de su lectura!

Ver Curso Gestión de Restaurantes

Cómo Reducir los Costes en un Restaurante sin Perder Calidad

Negociar los plazos con los proveedores

Negociar las condiciones y los precios con los proveedores es una buena manera de sortear la crisis y reducir los costes del restaurante. Esta acción es más eficaz con los socios de larga duración, que ya saben cómo trabajas y pueden ver un potencial para dar en este momento para mantener una buena relación.

Por ejemplo, una forma de educir los costes en un restaurante sin perder calidad es comprar algunos productos en gran cantidad por un precio más bajo y quedarse un tiempo sin comprar más unidades de estos artículos. Otra forma de reducir costes es explorar su lista de proveedores en busca de socios que puedan ser futuros clientes. En este caso, el trueque beneficia a las cuentas de ambas partes.

Invertir en tecnología

La tecnología ha llegado para reducir los costes. Las soluciones de control de efectivo relacionadas con el pago y las existencias son cada vez más accesibles para los propietarios de restaurantes de reparto. Adoptando un programa informático de gestión, por ejemplo, se puede saber en tiempo real qué productos tienen poca rotación.

En relación con el servicio directo al cliente, la adopción de un sistema de pedidos inteligente garantiza una mayor agilidad y reduce los posibles errores en los pedidos. Junto a esto, también es posible invertir en un menú digital interactivo, en el que el propio consumidor hace los pedidos.

Evitar el despilfarro

La sostenibilidad tiene como objetivo el cuidado del medio ambiente. Además, también representa una forma inteligente de gestionar los propios recursos, reutilizando materiales y evitando los residuos. En este caso, con algunas acciones sencillas, es posible tomar varias actitudes que pueden reducir los gastos del restaurante.

Algunas medidas para tener un restaurante sostenible son:

  • Invertir en mensajes de correo electrónico, carteles y WhatsApp para alertar a los empleados sobre las buenas prácticas en las instalaciones del establecimiento
  • Cambiar las bombillas fluorescentes y comunes por otras similares y por iluminación LED, que son más económicas
  • Apagar las luces de las habitaciones desocupadas
  • Apague los aparatos cuando no los utilice
  • Cierre el grifo mientras utiliza el detergente para limpiar la vajilla.

Hacer asociaciones con otros hosteleros

Establecer una asociación con otros restaurantes puede parecer poco probable al principio, ya que se trata de la competencia. Una forma de reducir los costes en un restaurante sin perder calidad, es generar una agrupación de compras con otros establecimientos, porque facilita la negociación con los proveedores, ya que se pueden comprar varios artículos en mayores cantidades.

Por lo tanto, es una gran opción para conseguir buenos descuentos y, en consecuencia, reducir el coste de las compras. Este tipo de asociación también es útil a la hora de contratar diversos servicios.

Gestionar las existencias

Gestionar el stock de forma correcta es muy importante para la reducción de costes en un restaurante. Por lo tanto, analice siempre la cantidad de insumos comprados, la frecuencia con que se utilizan en el restaurante, cuánto se desperdicia y en qué situación.

De este modo, estará seguro de la demanda de consumo real de los productos e ingredientes que está comprando. Un sistema de gestión diseñado específicamente para restaurantes puede ayudarle en esta cuestión, ya que permite realizar un seguimiento del volumen de ventas y del consumo de alimentos.

Además, intente educar a sus empleados sobre la gravedad de desperdiciar ingredientes. Esto puede dañar la reputación de su establecimiento.

Confíe en profesionales formados

Todo el mundo sabe que los empleados son la base del éxito de una empresa. Cuando se trata de establecimientos que implican servir a la gente, como un restaurante de reparto, el equipo marca la diferencia. Los buenos empleados deben ser capaces de transmitir profesionalidad a lo largo de su jornada laboral.

Las principales características de los buenos profesionales en la hostelería son: capacidad de trabajar en equipo, facilidad de comunicación, puntualidad, honestidad, paciencia y atención al cliente. Todo esto marca la diferencia y ayuda a reducir los costes en el restaurante, ya que contará con la ayuda de quienes muestran interés y tienen respeto por el establecimiento.

Evaluar las cuentas

Hacer un mapa de los gastos de su restaurante es una actividad fundamental para reducir las facturas. Haciendo un estudio de los gastos, es posible identificar qué consumos se pueden dejar de lado, cuáles se pueden reducir y cuáles son los más importantes.

Además, es una buena oportunidad para clasificar cuáles son los costes variables y fijos de tu restaurante. Al separar los gastos de esta manera, es más fácil evaluar si debe existir un coste fijo.

Mantener el equipo

Si no está bien asegurada, la cocina puede ser un lugar que ofrece riesgos para todos. Y ahí es donde entra la necesidad de llevar a cabo el mantenimiento. Cuando el frigorífico, el congelador y la cocina se dejan sin vigilancia, comienza el deterioro y las pérdidas son enormes.

Para evitar estos problemas, realice una inspección preventiva rutinaria de su equipo, evitando gastos inesperados. Detectar las piezas rotas y sustituirlas supone un ahorro; al fin y al cabo, comprar un aparato nuevo es más caro.

Hacer planes estratégicos

La planificación estratégica es importante para definir los objetivos y las metas que debe seguir el restaurante. Por lo tanto, la claridad al respecto evita que el directivo tome una actitud errónea que pueda acarrear pérdidas al establecimiento.

Por ejemplo, una buena planificación sobre la intención de expansión del restaurante ayuda a definir el volumen de productos que se deben comprar, lo que evita la adquisición innecesaria de alimentos.

Como hemos visto, la reducción de costes en el restaurante es muy importante, ya que permite mantener una buena calidad, lo que marca la diferencia en el crecimiento de su negocio.

Ver Curso Marketing Gastronómico Online

¿Cómo se controlan los costos en un restaurante?

Hay varias maneras de controlar los costos en un restaurante, algunas de las cuales incluyen:

  1. Controlar el inventario: asegurarse de que solo se compre lo que se necesita y evitar el desperdicio de alimentos.
  2. Ajustar los precios de los platos: asegurando que los precios de los platos reflejen los costos de los ingredientes y los gastos generales.
  3. Reducir los gastos generales: buscando maneras de reducir los gastos en áreas como energía, suministros, etc.
  4. Optimizar el uso del personal: asegurando que el personal esté utilizando su tiempo de manera eficiente y evitando gastar en exceso en horas extras.
  5. Monitorear los resultados financieros: monitoreando regularmente los estados financieros del restaurante para detectar problemas y tomar medidas correctivas.

¿Cuáles son los costos variables de un restaurante?

Los costos variables de un restaurante son aquellos que varían en función de la cantidad de comida o productos vendidos. Algunos ejemplos de costos variables en un restaurante incluyen:

  1. Ingredientes: los costos de los ingredientes utilizados en la preparación de los platos, como carnes, verduras, granos, etc.
  2. Bebidas: los costos de los suministros de bebidas, como vino, cerveza, jugos, etc.
  3. Papelería: los costos de los suministros de papelería, como servilletas, platos desechables, etc.
  4. Personal: los costos laborales relacionados con el personal, como las horas extras, las propinas, etc.
  5. Transporte: los costos relacionados con el transporte, como el transporte de los ingredientes y suministros al restaurante.

Ten en cuenta que no todos los costos variables son directamente relacionados con la venta de comida o productos, pero están relacionados con el volumen de negocio que se realiza.

Vídeo: Cómo Reducir los Costes en un Restaurante sin Perder Calidad

PREMIO 2024 MEJORES FORMACIONES EN HOSTELERIA
No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «Cómo Reducir los Costes en un Restaurante sin Perder Calidad», te animamos a estudiar cursos de hostelería online o presencial para convertirte en un verdadero profesional del sector hostelero! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores o agentes de contratación, contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu área formativa o nicho profesional!